Consejos Básicos Para Montar Una Carpintería

Consejos para iniciar un Negocio
¡Valora nuestro contenido!
[Total:52    Promedio:2.1/5]

Si posees la habilidad, la formación y la financiación adecuadas en lo que al área de la carpintería se refiere, se puede decir que ya has dado un gran paso hacia el éxito trabajando por tu cuenta. Y es que en esta clase de negocios se requiere de mucha profesionalidad para ser capaz de elaborar productos de calidad, puesto que la fabricación de muebles de madera no es una tarea precisamente sencilla.

Ahora bien, las ganancias que se pueden obtener son muy elevadas, especialmente cuando se consigue un buen número de clientes fijos. A pesar de que hablamos de un mercado en el que existe una gran competencia, alguien que verdaderamente domine su oficio puede hacerse un hueco y sacar adelante sin problemas su negocio. Sigue leyendo y descubrirás una serie de consejos básicos y de información práctica sobre cómo montar una pequeña y exitosa carpintería en tu ciudad.

Ubicación e instalaciones para abrir un taller de carpintería

Es muy común encontrar carpinteros que trabajan desde su propia casa (sobre todo cuando ésta es de varias plantas y pueden dedicar una, generalmente la de abajo, para su negocio). Esta es una opción, pero, dependiendo de las necesidades de cada empresario o de si las cosas le van bien en su trabajo, no hay duda de que lo mejor es tener un local propio (algo que, por cierto, también contribuye a que el cliente mire al vendedor como un verdadero profesional). Si tu objetivo es iniciar un negocio bien estructurado, lo ideal es encontrar un espacio en los barrios más alejados del centro (donde el alquiler es más asequible). Recuerda que en este sector no es necesario establecerte en lugares tumultuosos o cerca de los principales centros comerciales de tu ciudad, porque tu objetivo es la fabricación a medida.

Mantenerte organizado es esencial para que tu negocio prospere rápido y pueda producir en grandes cantidades, por lo que debes tener un amplio espacio para la fabricación de muebles, una pequeña oficina y un baño. Esto es más que suficiente para conseguir que tu negocio esté listo para ser operativo.

¿Cómo montar una carpintería?

Dependiendo del tamaño de sus gabinetes y la cantidad de clientes que se reciban, lo ideal es tener al menos un empleado desde el principio. En una carpintería pequeña o mediana, es necesario contar con una persona para que trabaje en la oficina (que puedes ser tú mismo), carpinteros cualificados para trabajar en la producción y una persona más que se encargue de los servicios generales de tu empresa. Asegúrate también de contratar los servicios de una gestoría para ayudarte desde el principio, ya que estos profesionales te ayudarán con los procesos legales y llevarán todo lo relacionado con el papeleo mensual de tu negocio.

Máquinas y herramientas para trabajar

No se puede montar una carpintería sin pensar en la compra de varias máquinas y herramientas, las mismas que se utilizarán en el trabajo diario. Después de todo, es necesario invertir en productos que van desde herramientas para la fabricación de muebles a los productos que se utilizan en el acabado de los mismos. Así que lo mejor es que vayas elaborando una lista de los principales materiales que precisarás en tu negocio. A continuación te facilitamos una lista de artículos que tendrás que adquirir de forma obligatoria:

  • Taladro.
  • Lijadora.
  • Ángulo de pulir.
  • Clip de liberación rápida.
  • Sierra para madera.
  • Compresor.
  • Martillos y mazas.
  • Cera, goma, asfalto y otros artículos para terminar.
  • Además de una gran variedad de maderas adecuadas para el trabajo.

Por supuesto que hay otros equipos y productos que serán necesarios para trabajar en tu propia carpintería, pero tan sólo queríamos mencionar unos cuantos a modo de ejemplo.

Consejos Básicos Para Montar Una Carpintería

En resumen, los pasos básicos para montar tu propia carpintería serían los siguientes: período de formación (si es que tú mismo te vas a dedicar a fabricar los muebles), establecer un presupuesto, buscar un local y adquirir el material necesario para trabajar. Dependiendo del dinero del que dispongas, tendrías que pensar en otro tipo de gastos, como el de tus posibles empleados o el de la gestoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *